PARTES DEL TEMPLO EGIPCIO

Partes del templo egipcio

Los templos se construían para albergar la imagen de dios y el lugar donde los sacerdotes oficiaban sus ritos.

Precedida de una gran avenida hacia la entrada, rodeada de figuras esfinger, se encuentra el Pilono que representaba la entrada del templo.

Delante de el Pilono se encontraban los Obeliscos, dos grandes estatuas.

A continuación había un patio, era una zona pública donde podían ir las personas a dejar ofrendas.

La sala Hispóstila; recinto de columnas altas y gruesas, que formaban una gran sala de piedras.

La sala de dios, donde se guardaban las grandes estatuas de dioses o diosas,Los objetos de culto y las riquezas de dios. Solo podían acceder los faraones y sacerdotes.

El concepto de templo egipcio se parece a la iglesia, por ser lugar sagrado, no tanto como en la construcción, ya que varia en sus formas, en el tipo de salas y estatuas de dioses.

Los egipcios tenían un amplio conocimiento técnico de construcción, fundamentos matemáticos y una gran capacidad de organización.

Las primeras pirámides denominadas Mastabas, eran grandes montañas en forma escalonada que se dirigían hacia el cielo. Construidas por el hombre con grandes piedras. Mas tarde fueron evolucionando, y se construyeron las grandes pirámides altas.

El templo egipcio

Templo de Isis, en File.

Los primeros templos monumentales construidos en piedra fueron los de la civilización del Antiguo Egipto, durante el Imperio Antiguo (2700-2200 a. C.), destacando por su magnificencia el conjunto de templos del Imperio Nuevo en Luxor y Karnak.

En la religión egipcia el templo es la imagen terrestre de la morada celestial, y las estatuas que representaban a los dioses eran consideradas depositarias del Ka del dios, y su situación dentro del templo, la naos. Estos templos, más que lugares de culto, eran considerados moradas del espíritu de la divinidad y por este motivo, sólo el faraón y los sacerdotes podían entrar en las zonas «privadas» del recinto sagrado, permaneciendo la nobleza en los patios aledaños y el pueblo ante los pilonos.

Los templos conmemorativos se erigían en la ribera oriental del Nilo. Los templos funerarios en la occidental, vinculados a los complejos de las pirámides o a las necrópolis reales.

La religión egipcia tenía un carácter mistérico de gran complejidad, y los rituales necesitaban de sacerdotes jerarquizados. El clero tuvo gran poder e influencia en diversos periodos. En una primera época, los Imakhus tenían funciones civiles y religiosas, no había distinción. En los templos había un Sumo sacerdote (como el Sumo sacerdote de Amón) que era el delegado del faraón para realizar el culto; también había profetas y un clero inferior, encargado de las tareas auxiliares. Durante el periodo tardío de Egipto también existía un influyente clero femenino, destacando Nitocris, la sacerdotisa del dios Amón.

Resuelven el misterio de cómo construyeron las pirámides de Egipto

Fueron construidas hace miles de años, cuando no había excavadoras ni grúas.Pero aún hoy siguen maravillando al mundo –y a la ciencia– por el enorme esfuerzo y el ingenio empleado en su construcción.Para elevar sus imponentes pirámides, los egipcios tuvieron que trasladar gigantescos bloques de piedra y estatuas de toneladas de peso por el desierto, y lo hacían sobre grandes trineos de madera.El enorme operativo que debieron desplegar habla del gran conocimiento técnico y organizativo de esta civilización, que se basó en métodos simples.

Los antiguos egipcios tuvieron que transportar a través del desierto los enormes bloques de

piedra que forman sus pirámides.

Lo que acaban de descubrir los expertos en física de la Fundación para la Investigación Fundamental sobre la Materia (FOM) y de la Universidad de Amsterdam es que usaban un truco simple y efectivo para facilitar el paso de los pesados trineos de madera cargados con piedras: humedecer la arena por la que se deslizaban.Al usar la cantidad adecuada de agua, dicen los científicos, podían reducir a la mitad el número

de obreros necesarios para arrastrar los trineos.“Demostramos de forma experimental que la fricción deslizante sobre arena se reduce enormemente al añadir un poco –pero no mucho- de agua”, dice el estudio cuyo equipo de autores lideró el profesor Daniel Bonn y cuyos resultados publica revista especializada Physical Review Letters.

Castillos de arena

Quienes hayan construido castillos de arena podrán entender fácilmente lo que plantean los científicos: es prácticamente imposible mantener la forma de un montón de arena seca, y es igualmente difícil cuando la arena está demasiado empapada.La clave está, como en los castillos de arena, en la cantidad justa de humedad.Y los investigadores sostienen que para facilitar la tracción de los pesados trineos por el desierto, lo más probable es que los egipcios hicieran justamente eso, mojar la arena frente al trineo.Según han demostrado sus experimentos, la humedad justa de la arena reduce a la mitad la fuerza necesaria para empujar un objeto.

Sobre la arena húmeda (derecha), el peso se deliza mejor.

En el laborartorio, crearon una versión del trineo egipcio sobre una superficie de arena.Allí determinaron la fuerza requerida y la firmeza de la arena de acuerdo a la cantidad de agua presente en la arena.Para medir la firmeza utilizaron un reómetro, explican los científicos en un comunicado, que es un instrumento de laboratorio usado para observar cómo fluye un líquido o una mezcla bajo la acción de fuerzas externas.Así vieron que la fuerza necesaria para mover el trineo disminuía de manera proporcional a la firmeza de la arena.La razón es que cuando se agrega agua a la arena, surgen los llamados puentes capilares, pequeñas

gotitas de agua que unen a los granos entre sí.En presencia de la correcta cantidad de agua, la arena húmeda del desierto es alrededor de dos veces más firme que la arena seca, concluyeron los físicos.Por lo tanto, un trineo se desliza con mucha más facilidad sobre la arena firme simplemente porque esta no se acumula por delante del vehículo como lo hace la arena seca.

La pista pintada

Según los científicos, los constructores egipcios conocían este útil truco.

En el fresco se puede observar a un trabajador arrojando agua por delante del trineo.

Y como prueba, señalan la pintura de una de las paredes de la tumba de Djehutihotep, jefe de una de las regiones del Alto Egipto durante los reinados de Amenemhat II, Sesostris II y Sesostris III (1914-1852 a.C.) que muestra claramente a una persona parada en la parte delantera del trineo arrojando agua sobre la arena.Pero además de revelar algo más sobre la destreza de aquella fascinante y antigua civilización, estos resultados también son interesantes para sus aplicaciones modernas, aseguran los autores.Aún no se comprende del todo el comportamiento físico de los materiales granulares como la arena, que, sin embargo, son muy comunes. El asfalto, el hormigón y el carbón son algunos ejemplos.Los científicos creen que este descubrimiento puede ser útil para optimizar el transporte y el procesamiento de material granular, que actualmente representa alrededor del 10% del consumo de energía en el mundo.

7.+piramide+esquema

La bandera Egipcio

Egipto Bandera

bandera-de-egipto_3097

La moneda de Egipto

La libra egipcia es la moneda oficial y se divide en 100 piastras. Para cambiar las monedas extranjeras hay que ir a un banco, hoteles u oficinas de cambio. No está permitido sacar los billetes del país.moneda-egiptoEl cambio de una moneda por otra cuando uno va hacer transferencias, viajes, compras, etcétera, es tan frecuente en el mundo, que se debe saber el tipo de cambio. Un euro es equivalente aproximadamente a 7.75 libras egipcias. El banco es el sitio más frecuente para realizar un cambio de moneda extranjera, la atención es de 08.30 a 14.00 de domingo a jueves.monedaLos billetes que están en circulación en Egipto tienen la denominaciones de 100, 50, 20, 10, 5, 1 libra. También hay billetes de 50 y 25 piastras. Y hay monedas de 50, 25, 20, 10 y 5 piastras. Lo entidades encargadas de realizar las emisiones son el Banco Central de Egipto y el Gobierno egipcio.one-egiptian-poundSe aconseja a los turistas que si van a llevar euros, no es necesario que los cambien porque se puede pagar con la moneda europea en muchos establecimientos.

 

Plantas Medicinales en el Antiguo Egipto

Plantas Medicinales en el Antiguo EgiptoEstá generalemente admitido que la medicina científica se remonta al sigo V a.C, cuando el médico griego Hipócrates introduce el diagnóstico y un modo razonado de realizar el tratamiento. Pero se podría ir más lejos en el tiempo. En 2007, de hecho, los especialistas egiptólogos descifran 1000 prescripciones que figuraban en cuatro papiros egipcios, los llamados “papiros médicos” y decubren que cerca de dos tercios de 284 ingredientes siguieron siendo utilizados hasta el año 1970. Entre los remedios se encuentran, la granada o la absenta para expulsar las lombrices, el cilantro o el comino contra los gases o las semillas de apio para reducir los edemas. El papiro médico más importante es el “Papiro de Ebers”Representa la mejor fuente de información sobre medicina egipcia de la que se dispone. Cuenta con invocaciones a divinidades y fórmulas previas, enfermedades internas, oculares, cutáneas, de las extremidades y prescripciones diversas. Se encuentran hasta mil recetas y entre los remedios más usados se menciona la cebolla, ajos, miel, cerveza, higos, semillas de lino, hinojo, mirra, aloes, azafrán, opio, lechuga, anís, uva o cedro; usaban el café como estimulante y ciertos preparados de plomo, cobre o  antimonio. El uso de purgantes era muy frecuente. Otras plantas ampliamente utilizadas fueron: el aloe, la mandrágora, la belladonia, el estramonio, el incieno, la mirra  o el cáñamo. En los papiros de Grapow y Deines, se relatan hasta 700 fórmulas para la preparación de remedios y perfumes. Hicieron píldoras, polvos, supositorios y purés medicinales, inhalaciones, infuiones, ungüentos o emplastes  para uso externo de una amplia variedad de árboles y plantas, así como de sustancias animales y minerales. La preparación de los medicamentos se hacía por prescripción, siguiendo rigurosos protocolos. 

La Astronomía en el antiguo Egipto

La Astronomía en el antiguo EgiptoLos egipcios observaron que las estrellas realizan un giro completo en poco más de 365 días. Además, este ciclo de 365 días del Sol concuerda con el de las estaciones, y ya antes del 2500 a.C. los egipcios usaban un calendario basado en ese ciclo, por lo que cabe suponer que utilizaban la observación astronómica de manera sistemática desde el cuarto milenio.El año civil egipcio tenía 12 meses de 30 días, más 5 días llamados epagómenos. La diferencia, pues, era de ¼ de día respecto al año solar. No utilizaban años bisiestos: 120 años después se adelantaba un mes, de tal forma que 1456 años después el año civil y el astronómico volvían a coincidir de nuevo.El Nilo empezaba su crecida más o menos en el momento en que la estrella Sothis, nuestro Sirio, (el Sepedet de los egipcios), tras haber sido mucho tiempo invisible bajo el horizonte, podía verse de nuevo poco antes de salir el Sol.El calendario egipcio tenía tres estaciones de cuatro meses cada una:
– Inundación o Akhet.
– Invierno o Peret, es decir, “salida” de las tierras fuera del agua.
– Verano o Shemú, es decir, “falta de agua”.La apertura del año egipcio ocurría el primer día del primer mes de la Inundación, aproximadamente cuando la estrella Sirio comenzaba de nuevo a observarse un poco antes de la salida del Sol.De finales de la época egipcia (144 d.C.) son los llamados papiros de Carlsberg, donde se recoge un método para determinar las fases de la Luna, procedente de fuentes muy antiguas. En ellos se establece un ciclo de 309 lunaciones por cada 25 años egipcios, de tal forma que estos 9.125 días se disponen en grupos de meses lunares de 29 y 30 días. El conocimiento de este ciclo permitió a los sacerdotes egipcios situar en el calendario civil las fiestas móviles lunares.La orientación de templos y pirámides es otra prueba del tipo de conocimientos astronómicos de los egipcios. Se construyeron pirámides como la de Gizeh, alineada con la estrella polar, con la que les era posible determinar el inicio de las estaciones usando para ello la posición de la sombra de la pirámide. También utilizaron las estrellas para guiar la navegación.El legado de la astronomía egipcia llega hasta nuestros días bajo la forma del calendario. Herodoto, en sus Historias dice: “los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que lo hallaron a partir de los astros”.La perspicaz observación del movimiento estelar y planetario permitió a los egipcios la elaboración de dos calendarios, uno lunar y otro civil. El calendario Juliano y, más tarde, el Gregoriano – el que usamos actualmente -, no son más que una modificación del calendario civil egipcio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s